domingo, 1 de enero de 2017

Descubre las increíbles propiedades medicinales del azafrán



Aunque puede ser muy eficaz para evitar el síndrome premenstrual, en caso de embarazo deberemos evitar el consumo de azafrán, ya que puede tener efectos abortivos

Podría decirse que es una de las especias más antiguas utilizadas por el hombre.

No solo se emplea desde hace miles de años para cocinar sino también para ritos y ceremonias religiosas y, por supuesto, como medicina.

En este artículo te contamos cuáles son las propiedades del azafrán.

Azafrán: el oro rojo

Debido a sus componentes (entre ellos, el safranal) el azafrán tiene la capacidad de teñir lo que toca.

Las comidas que se condimentan con él quedan amarillas o anaranjadas.

Además este condimento tiene propiedades medicinales y suele costar bastante si es de buena calidad.

Irán es el productor de azafrán por excelencia, seguido por España, Marruecos, India y Grecia.

¿Sabías que para lograr un kilo puro se necesitan 250 000 flores? Por esta razón es una especia muy costosa.

Azafrán: medicinal y culinario

El nombre científico del azafrán es Crocus Sativus y su principal uso es el gastronómico. Se emplea en muy pocas cantidades para dar color a la comida.

Los platillos a base de arroz, patata o pasta, así como también guisos y escabeches, suelen llevar azafrán.

Asimismo, es uno de los ingredientes de varios postres como, por ejemplo, las tortas dulces indias (baklava).

En cuanto a sus propiedades medicinales, podemos destacar:

Ayuda en la digestión

El hecho de que el azafrán esté presente en tantos platillos típicos no solo se debe a su capacidad para teñir los alimentos, sino también a sus bondades digestivas.

Esta especia tiene componentes amargos que estimulan el sistema digestivo y aumentan las secreciones gástricas y salivales. Está indicado en personas inapetentes, que sufren dispepsia o mala digestión.

Evita piedras en la vesícula

La crocetina es uno de los compuestos del azafrán que tiene la capacidad de producir y fluidificar la bilis y ayudar en el proceso de digestión.

Por lo tanto previene la formación de piedras en la vesícula biliar. A su vez, es benéfico para el hígado, ya que lo protege de daños o lesiones.

Reduce el dolor menstrual

El azafrán es un potente antiespasmódico y emenagogo y ayuda a las mujeres a tratar los síntomas premenstruales.

Al favorecer el ciclo menstrual es indicado para la dismenorrea, los cólicos uterinos y para equilibrar el flujo.

Evita el envejecimiento

Uno de los principales componentes del azafrán es la crocina, un poderoso antioxidante. Esta sustancia retrasa el envejecimiento de las células y mejora la salud.

La buena noticia es que no debemos consumir mucha cantidad de crocina para aprovechar sus bondades. ¡Con una pizca de azafrán es suficiente!

Trata la diabetes

Ya que el azafrán tiene tantos antioxidantes y carotenoides es un suplemento ideal para los diabéticos.

El exceso de azúcar en sangre puede ocasionar daños en los nervios y problemas de visión. Estas consecuencias de la enfermedad se pueden evitar o reducir gracias al consumo de este condimento.

Mejora la memoria

Nuevamente tenemos que hablar de la crocina, la cual actúa junto con la crocetina para aumentar las habilidades cognitivas, la memoria y el aprendizaje.

A su vez, el azafrán es un buen suplemento para las personas que padecen estrés, ya que protege al cerebro de los daños causados por los nervios, preocupaciones e insomnio.

Como si fuese poco, este condimento podría evitar problemas degenerativos tales como la enfermedad de Alzheimer, el mal de Parkinson o la pérdida de memoria.

Mejora la vista

Debido a que la visión está relacionada con el sistema nervioso y el azafrán tiene propiedades antioxidantes que actúan a favor de las células cerebrales, consumir esta especia mejora la salud ocular.

El responsable de este beneficio es el safranal, un compuesto que ralentiza la degeneración de las células fotorreceptoras de los ojos y mejora las funciones de la retina y los vasos sanguíneos.

Es anticancerígeno

Los flavonoides y beta-carotenos presentes en el azafrán retrasan el crecimiento tumoral y aumentan la esperanza de vida.

A su vez, puede reducir el daño renal que ocasiona ciertos medicamentos usados para combatir o tratar el cáncer.

Previene enfermedades cardiovasculares

Los antioxidantes que presenta el azafrán actúan como protectores del sistema cardíaco. En la antigüedad se creía que este condimento fortalecía el corazón.

La crocetina de esta especia sirve para reducir el colesterol y la arteriosclerosis. Además, mejora la nutrición de los capilares y la salud de los vasos sanguíneos.

Es antidepresivo

Además se lo considera un potente remedio natural para los nervios y la ansiedad gracias a las sustancias sedantes que posee.

Efectos colaterales del azafrán

Esta especie debe ser consumida con precaución, sobre todo por las mujeres, porque tiene efectos irritantes en los músculos uterinos.

Además está contraindicada en aquellas que padecen metrorragia porque puede provocar sangrados excesivos.



En la antigüedad se usó como planta abortiva, por lo tanto, se prohíbe en embarazadas. También está restringido en período de lactancia.