martes, 22 de noviembre de 2016

¿Sabías que puedes adelgazar con el arroz con leche?

Un postre típico para los niños, muy rico y con gran cantidad de propiedades… el arroz con leche tiene vitaminas, proteínas y calcio; se puede comer frío o caliente y es perfecto para los que hacen deporte.
Por si fuera poco, las últimas investigaciones apuntan a que nos ayuda a adelgazar. ¡Es demasiado bueno para ser real! En este artículo te contamos más sobre las bondades del arroz con leche.
Este caso nos centraremos en las propiedades nutritivas de este postre. Se ha confirmado que es ideal para los que realizan deporte. Si se consume después del entrenamiento se consigue una excelente recuperación muscular.
Los beneficios de esta bebida típica de nuestra niñez se pueden dividir teniendo en cuenta los 3 ingredientes principales:
Arroz
Puede ser blanco o integral. El primero se digiere más rápido al contener menos fibra, pero el segundo es más sano.
En cualquier caso se trata de una gran fuente de hidratos de carbono y permite completar las reservas de glucógeno que se agotan en los músculos después de hacer ejercicio.
Si eres intolerante puedes probar con leche de almendras, de mijo o de coco. En el caso de que uses leche de vaca ha de ser desnatada para que el aporte de grasas no sea considerable.
Este lácteo está repleto de proteínas (suero y caseína) y de carbohidratos (lactosa), que nos ayudan también a reponer el glucógeno. A su vez, aporta los aminoácidos necesarios para llevar a cabo todos los procesos de reparación que el cuerpo precisa.
Canela
Esta especia le otorga un sabor especial al arroz con leche y tiene muchas propiedades nutritivas. Todos los deportistas deberían incluirla en su dieta. Es antiinflamatoria, reduce la presión arterial, combate los síntomas de la gripe, disminuye los niveles de colesterol y diabetes en sangre, tiene efectos antioxidantes y ayuda a la digestión.
Este alimento saciante, nutritivo, ligero y energético nos puede servir para bajar de peso si lo consumimos después de hacer deporte o bien por las mañanas cuando desayunamos. Si eres de los que no puede comer demasiado apenas se levanta porque después se siente “pesado” todo el día, o buscas algo caliente que no sea café o té, el arroz con leche es ideal.
Además, se recomienda en aquellos que tienen actividades muy enérgicas durante la jornada porque aporta más vitalidad que una fruta o un zumo. Una vez que lo preparas puedes dejarlo hasta 3 días en la nevera.

Ingredientes:
1 litro de leche (a elección)
1 taza de arroz blanco o integral (200 g)
1 rama de canela
La cáscara de un limón (opcional)
Endulzante permitido al gusto (opcional)
Preparación:
En un cazo pon la leche con la rama de canela y la cáscara de limón rallada.
Calienta hasta que rompa el hervor.
Pon el arroz y baja el fuego a medio.
Remueve de vez en cuando para que no se pegue usando una cuchara de madera.
A los 20 minutos aproximadamente la mezcla toma una apariencia más cremosa.
Retira la canela y sirve en tazas o cuencos individuales.
Espolvorea con canela en polvo y a disfrutar.